Ergonomia y salud
Carlos Fernández Carbonell

Problemas de espalda al sentarte mal

Compartir:
Los problemas de espalda en el trabajo se pueden evitar con pequeños cambios diarios. Hoy te contamos los principales problemas de espalda aquí.
Cuando trabajamos frente al ordenador, pasamos gran parte de nuestra jornada sentados. En este caso, es importante que tengamos una postura correcta y el mobiliario adecuado, con la finalidad de evitar problemas de espalda que puedan molestarnos en un futuro. ¿Sabías que muchos problemas de espalda están ocasionados por una mala postura? Nuestra columna tiene forma de "S" porque se adapta a la postura de estar erguidos. Cuando nos sentamos, la curvatura inferior de la columna se aplana. problemas de espalda Esto hace que la presión sobre los discos de la zona lumbar aumente, ya que buscarán amortiguar el peso y el movimiento. Este exceso de presión, sostenida durante muchas horas seguidas, puede ocasionar dolores musculares en la parte baja de la espalda o hernias discales.  

La importancia de sentarte bien en una silla

En realidad, nuestro cuerpo no está diseñado para soportar largos períodos de tiempo sentados. nuestra fisionomía está diseñada para mantenerlo en movimiento. Debemos tener conciencia de lo importante que es para nuestra salud sentarnos correctamente y tomar descansos para dar breves paseos, ya que, cuando nos levantamos, la columna retoma su forma natural y descarga la presión sobre los discos. Generalmente, iniciamos nuestra jornada cuidando la postura, pero a medida que pasan las horas, nos vamos olvidando y acabamos sentados de cualquier manera. Una mala postura muy común es estar en el borde de la silla con la espalda arqueada, quizá con los codos apoyados sobre la mesa. Esto ocasiona aún más presión en la espalda y las vértebras sufren un impacto mayor. sentarse mal Otro caso común es el de colocar la pantalla del ordenador a una altura inadecuada, especialmente cuando se trata de ordenadores portátiles, en cuyo caso esta queda a muy escasa altura: frente a nuestro pecho. Así, nos vemos obligados a inclinar el cuello hacia adelante, con lo que la tensión se ubicará, además, en los hombros, cuello y en la parte alta de la espalda.  

Problemas de espalda comunes al sentarse mal

Lo más frecuente en estos casos es padecer de dolores musculares, que pueden ser desde leves hasta intensos. Padecer dolores dificulta la concentración, aumenta el estrés y afecta el estado de ánimo. Además, los músculos de la cadera y de las piernas tienden a debilitarse. Un caso común es que las vértebras presionen los nervios de la zona cervical. Recordemos que la médula se hospeda en la cavidad interna de la columna vertebral y los nervios salen de ésta a través del espacio existente entre una vértebra y otra. Al tener malas posturas durante horas, la columna se acorta y las vértebras reducen ese espacio. De esta forma, los huesos acaban ejerciendo presión sobre el sistema nervioso, especialmente en el plexo braquial y algunos nervios que controlan el cuello y la cabeza. Esto ocasiona múltiples problemas, como pueden ser mareos, hipotensión, visión nublada o migrañas. problemas de espalda La circulación sanguínea también se ve afectada por el hábito de una mala postura al sentarse. La mala circulación está relacionada con problemas como colesterol, diabetes, enfermedades cardiovasculares o hipertensión. También afecta negativamente sobre las piernas, lo cual aumenta la disposición de sufrir várices, síndrome de las piernas cansadas, retención de líquidos en los tobillos y pantorrillas o trombosis. En cuanto al sistema óseo, éste se debilita por la falta de actividad. Cuando caminamos o corremos, los huesos se ven estimulados a aumentar su grosor, lo cual deja de ocurrir al estar la mayor parte del tiempo sentados y puede provocar huesos frágiles. Las desviaciones de la columna son otra de las principales consecuencias de sentarnos mal habitualmente, las cuales producen problemas graves, como hernias discales.
La postura que adoptamos al sentarnos tiene un impacto significativo en nuestra salud y bienestar a largo plazo. Pasar largas horas en una posición incorrecta puede dar lugar a una serie de problemas de espalda y columna vertebral que, en última instancia, pueden afectar nuestra calidad de vida. Comprender estos problemas es esencial para tomar medidas preventivas y mantener una postura adecuada en nuestro día a día. A continuación, examinaremos algunos transtornos que pueden surgir como resultado de una mala postura y sus implicaciones para la salud.

Cervicalgia

La cervicalgia es una de las consecuencias comunes de la mala postura al sentarse. Se caracteriza por dolores y molestias en la región cervical, el cuello, y puede estar relacionada con la compresión de nervios en esta área.

Lumbalgia

La lumbalgia es otro problema frecuente que puede surgir debido a una mala postura al sentarse. Esta afección se manifiesta con dolores en la parte baja de la espalda, lo que puede afectar significativamente la calidad de vida y la movilidad. Especialistas indican que saber sentarse correctamente con lumbago puede ayudar a reducir y prevenir esta lesión.

Hiperlordosis

Además de la cervicalgia y la lumbalgia, la mala postura al sentarse también puede contribuir al desarrollo de la hiperlordosis, que es una curvatura excesiva de la columna vertebral en la región lumbar. Esto puede provocar molestias y problemas de espalda.

Hernia discal

Por último, la presión continua sobre los discos intervertebrales debido a una mala postura al sentarse puede aumentar el riesgo de desarrollar una hernia discal, una afección grave que puede causar dolor intenso y requerir tratamiento médico.

Sillas ergonómicas para evitar problemas de espalda

Hay varias formas de evitar estos problemas en la espalda si trabajamos muchas horas sentados. Consejos como levantarse a dar un breve paseo de 5 minutos cada hora y cuidar la postura mientras estamos en el ordenador, son importantes para ello. Sin embargo, nuestros elementos de trabajo deben estar bien dispuestos para poder conseguir una buena postura. ajustar altura sillaEl teclado y la pantalla del ordenador deben ubicarse a la altura y distancia adecuadas. Para ello, es imprescindible contar con una mesa apta y una silla ergonómica. Estas sillas ayudan a prevenir enfermedades de la espalda relacionadas con el sedentarismo. Se trata de uno de los elementos más importantes para prevenir dolencias. Las sillas ergonómicas tienen una forma que te garantiza la correcta posición de la columna vertebral mientras trabajas, por lo que corrige malas posturas y se ajusta a la comodidad de cada usuario. El cuerpo de cada persona es diferente: la idea de una silla de esta clase es tener la capacidad para adaptarse a diferentes fisionomías. Estas sillas son regulables. Podrás elegir aspectos como la altura, ángulos y soportes para aumentar el confort y conseguir una postura corporal óptima. Así, te ayudará a evitar costumbres como sentarte en el borde o inclinar la espalda hacia tu mesa de trabajo. Otra ventaja es que sirven para aumentar el rendimiento laboral. Al estar en una posición cómoda y agradable, el estrés disminuye y la concentración aumenta, especialmente cuando la jornada de trabajo es larga. Como ves, también resulta una ventaja para la empresa ofrecer a sus trabajadores las condiciones laborales adecuadas. ¿Sabías que existe en el ámbito internacional una normativa que regula el uso de mesas y sillas adecuadas? Entre otras cosas, en la ISO-5970 se establecen las dimensiones y medidas adecuadas para estos elementos, tomando en consideración la edad de los usuarios entre 3 años y la etapa adulta. Por todo ello, es importante elegir bien el mobiliario de oficina y decantarse por elementos que se ajusten a dicha normativa. sillas ergonomicas para la postura Las malas posturas a la hora de trabajar pueden evitarse si tomamos las medidas adecuadas. Ser conscientes de la importancia que tiene para nuestra salud una buena posición de la columna es el primer paso, pero no el único. Elegir una silla buena para tu espalda y mesas adecuadas, ubicar la pantalla del ordenador a la altura del rostro, cuidar que el uso del teclado sea cómodo para los brazos y levantarse a dar breves paseos durante la jornada son medidas que evitarán los problemas de espalda, repercutirán en la buena salud y en el aumento del desempeño laboral de los trabajadores. Por todo ello, contar con el mobiliario adecuado es una inversión que valdrá la pena.