Consejos sobre sillas

Vale la pena tapizar una silla de oficina

Compartir:

Ante la necesidad de renovar una oficina nos podemos plantear tapizar una silla de oficina o cambiarla por una nueva. ¿ Es una buena idea tapizar una silla de oficina antigua para seguri usándola?

Ha llegado el momento de renovar nuestra oficina. Y uno de los primeros objetos que debemos evaluar son nuestras sillas. ¿En qué condiciones se encuentran? Recordemos que son la herramienta vital en el desempeño de las labores cotidianas. Y que el paso del tiempo siempre se hace evidente en la zona del asiento. Sin embargo, las partes que la integran, como las plásticas, metálicas o de madera tienen un desgaste menor. Quizás pienses que pueden seguir aprovechándose un tiempo más. Así que nos enfrentarnos con un dilema: si debemos comprar nuevas sillas o solamente las tapizamos para renovarlas. ¿Es una buena idea tapizar una silla de oficina antigua? Vamos a verlo

¿Cambiar o tapizar una silla de oficina?

En la actualidad, debemos estar en constante renovación para no quedarnos atrás. La renovación de los espacios de trabajo, como la oficina, se convierte en una necesidad. Estas mejoras son fundamentales para continuar ofreciendo nuestros servicios al mercado y no quedarnos estancados. También nos ayudan a mejorar el clima laboral y a dar motivación al equipo. Y es que las oficinas han cambiado mucho en unos años. Y como se dice, renovarse o morir. Periódicamente deberemos destinar un presupuesto para renovaciones y escoger entre las diversas opciones: la más económica, la más viable o la más necesaria. Esta tarea no resulta fácil y requiere obtener información idónea que permita la toma de decisión con conocimiento. Ya sea pintar las paredes, reacondicionar los espacios o adquirir mobiliario son decisiones donde lo económico es un factor relevante. En el caso del mobiliario, y en especial de las sillas de oficina, tenemos que considerar cuál es el destino que queremos darle a nuestras posesiones: sustituirlas o renovarlas. Pues es posible que una parte pueda ser aprovechada o reutilizada. Y conseguir, de esta forma, que la inversión económica sea menor. Se trata de conseguir un efecto positivo igual de grande con un menor coste. Una de las preguntas que nos podemos hacer es si debemos cambiar o tapizar una silla de oficina. Puede que la silla haya sufrido mucho desgaste por el uso en el asiento. Y el material donde nos apoyemos esté rajado, rasgado o desgastado. Pero en cambio el resto de componentes y el funcionamiento de la silla quizás aún sea de lo más correcto.

Silla Keystone Piel Silla Keystone Piel[/caption]

La utilidad de la silla

La silla es uno de los instrumentos que nos acompaña durante el transcurso de las labores diarias. Es una parte vital de nuestra postura sentada. Y por ello necesita cumplir con los requerimientos ergonómicos, que ayuden en el cumplimiento de las tareas. Con el menor desgaste posible de nuestra espalda y nuestra salud. Por ello, cualquier inversión que se destine en la adquisición de sillas de oficina contribuye con la salud del trabajador y la productividad de la empresa. A la hora de evaluar una silla siempre debemos tener en cuenta los factores de salud y ergonomía que aportarán. Pues estos repercutirán de forma evidente en la productividad y en una menor tasa de absentismo laboral derivado de molestias asociadas a una mala postura. Además podemos contribuir a la causa ecológica, reciclando las partes de la silla que no se encuentra desgastada,

Factores adicionales a considerar

Al renovar nuestro mobiliario, hay tres factores que debemos considerar. Estos nos ayudarán a evaluar si queremos adquirir uno nuevo o solamente darle un segundo aire. Por el tiempo que le dedicamos a nuestro trabajo, tenemos una tendencia a generar apego a los objetos ligados al mismo, por la comodidad que nos brindan o porque guardan un recuerdo especial para nosotros. Así que debemos reflexionar si deshacernos de la silla sería traumático en el aspecto sentimental o si estamos dispuestos a experimentar con una nueva pieza. También es importante evaluar con minuciosidad el estado actual de la silla. ¿Cómo se encuentran sus diferentes componentes? Comprueba  en que estado están el relleno y los mecanismos internos que le dan el soporte a la misma. Éstos pueden incidir en su funcionalidad. Debemos ponderar, asimismo, la inversión que hicimos al adquirir inicialmente la silla. Si era de lowcost a lo mejor comprar una nueva sería conveniente, por el desgaste que debe presentar. Pero si la misma era de alta calidad arreglarla puede ser una alternativa. Pero cuidado, porque si el costo del tapizado supera el 40% del valor de la silla, no sería rentable renovarla. Habrá que pedir un presupuesto y ver si nos merece la pena la inversión. O si por ese importe podemos conseguir una silla adecuada. La tarea será recorrer las tiendas especializadas para comparar precios. Ya sea para adquirir el nuevo mobiliario o para decidir si tapizo yo mismo o acudo a los negocios del ramo.

¿Qué debo pensar antes de decidir tapizar una silla de oficina?

Y si ya tomaste la decisión y vas a tapizar una silla de oficina, debes preguntarte: - Tela. Es necesario encontrar el material más adecuado a las funciones que cumplirá la pieza en la oficina. Ten en cuenta grosor y la confortabilidad además de los ciclos de duración que indica el fabricante. Podemos elegir entre telas naturales y sintéticas. Piel, piel sintética,distintos tipos de telas...cada uno tiene sus beneficios y sus desventajas. Por eso debes estudiarlas con ddetenimiento y pensar cuál es en tu caso la mejor elección. Dejarse aconsejar por especialistas es siempre una buena idea. Actualmente las telas de rejilla son de las más utilizadas en oficina. Esto se debe a su comodidad pues son transpirables y muy resistentes. Valora si es la opción adecuada en tu caso para tapizar una silla de oficina que debe durar mucho tiempo. - Color. Podemos personalizarla y amoldarla a nuestro gusto. Pero sin olvidar que no desencaje de nuestro entorno. Podemos utilizar colores neutros que combinan con todo. Los más comunes son los tonos medios o oscuros porque se manchan menos. Esto es algo importante si queremos que la silla siga teniendo buen aspecto durante mucho tiempo. Por ello entre los colores más utilizados en oficina están el negro y el azul marino. - Mantenimiento. Las telas escogidas deben ser fáciles de limpiar (aceptan ser frotadas con un paño con agua o con agua y jabón neutro) . Las telas antimanchas son muy útiles pues repelen los líquidos y son muy fáciles de limpiar y mantener.

Silla Winner red Silla Winner red[/caption]  

Tapizar una silla de oficina: ¿Tutoriales o Expertos?

Si hemos decidido tapizar nuestra silla de oficina, tenemos dos vías para proseguir: Hacerlo tú mismo o llevarla a un especialista. Para la primer opción, en el mundo virtual hay un sinfín de tutoriales  para emprender cualquier actividad, por más compleja que creamos que sea. Es el caso de tapizar sillas también.Podemos buscar bajo el sello de Do It Yourself (o Hágalo Usted Mismo), en el cual siguiendo el paso a paso logramos alcanzar un resultado. Seguro que encontraremos tutoriales en video que nos explican paso a paso cómo hacerlo. En términos generales, primero debes verificar las partes que serán desmontadas: el asiento y el respaldo. Guarda todos los otros componentes que lo acompañan (tornillos, arandelas, entre otros.) Luego, retira la tela y la espuma antigua. Escoge una buena espuma para tapizar con densidad media de 25 kg/m3 si el uso será ocasional o de 30 kg/m3 si es uso intenso. Coloca la tela escogida con el estampado boca abajo, pon la espuma y el soporte de la silla. Debes pegarlas para que no se muevan y ponerle las grapas que las fijaran al bastidor.  Así explicado parece sencillo, pero si ves que no te vas a salir, quizás sea mejor buscar un tapicero. Llevarla a tapiza incrementará el coste de la renovación pero puede disminuir la tensión de un trabajo manual al que no estás acostumbrado. Y el resultado será mucho más profesional y duradero. Así que piénsatelo bien antes de decidirte.