Consejos sobre sillas
Maria Fernanda Casique

Por qué pierde gas una silla de oficina

Compartir:

¿Por qué mi silla de oficina se baja sola?

Seguro te has encontrado en la situación de preguntarte, "¿Por qué mi silla de oficina se baja sola?" La respuesta más probable a esta pregunta es que el pistón de gas de tu silla está dañado o defectuoso.

El pistón de gas es una parte esencial de la mayoría de las sillas de oficina modernas que permite ajustar la altura del asiento. Cuando está en buen estado, el pistón de gas retiene el aire comprimido en su interior y mantiene la silla a la altura deseada. Sin embargo, con el tiempo y el uso constante, este componente puede desgastarse, desarrollar fugas de aire o simplemente dejar de funcionar correctamente.

Si tu silla de oficina pierde gas, es hora de echarle un ojo o empezar a pensar en cambiarla. Vamos a ver cuáles pueden ser los motivos y qué debes hacer en este caso.

¿Por qué pierde gas una silla de oficina y qué hacer para solucionarlo efectivamente?

En nuestra rutina diaria la silla de oficina es un elemento clave, pero a veces empieza a tener un mal funcionamiento. Parece que todos los problemas se acumulan y suceden al mismo tiempo, en especial si en el momento que hay más actividades y ajetreo en la empresa, se averían los equipos de trabajo. Todo parece estar perdido, pero te prometemos que tiene solución y nosotros te acompañaremos durante el proceso.

Razones por las que una silla de oficina pierde gas

Es común que tras cierto tiempo de uso, la silla de oficina pierda gas y se comience a deteriorarse. Lo importante es percatarse a tiempo y buscar soluciones oportunas. Si dejas que un fallo persista por un tiempo prolongado en tu silla de oficina, es probable que en un punto ya no tenga solución. De hecho, deberías saber que es bastante común que las sillas de oficina pierdan gas, por lo que es algo que le pasa a muchas empresas en alguna ocasión. No obstante, hay muchas cosas que puedes hacer para prevenir este problema y recuperar la vitalidad de tu mobiliario.

Razones por las que una silla de oficina pierde gas

Atención al pistón de gas de tu silla de oficina

Cuando hablamos del pistón de gas, nos referimos a una pieza elemental en el funcionamiento correcto de la silla de oficina. Es el segmento que desempeña el papel de base, ensambla la estructura y regula la altura del mobiliario, evitando que se baje.

Es un riesgo que la silla de oficina pierda gas y se mueva irregularmente, ya que esto puede ocasionar accidentes, templar la musculatura del trabajador, y por tanto, significar un riesgo de seguridad laboral.

El pistón de gas te brinda señales y te ayuda a reconocer que hay un problema que debes corregir. No solo porque la silla de oficina se baja, sino también porque se atora y pierde movilidad ¡No puedes continuar trabajando con una silla de oficina en este estado!

Sillas de dudosa calidad

Existen sillas indicadas para trabajar en la oficina, mientras que otras no cubren los requerimientos necesarios. Aunque una silla de oficina sea muy barata, en ocasiones es mejor replantearse la decisión de compra, y optar por otra de mejor calidad. Al final del día pasamos muchas horas en nuestra silla de oficina y nos saldrá más a cuenta gastar un poco más y conseguir una de mejor calidad.

Por qué pierde gas una silla de oficina 

Es muy fácil definir cuándo vale la pena comprar un silla de oficina nueva. Si la silla es de buena calidad, y a un precio insuperable, entonces debes aprovechar la oportunidad. En cambio, si al pagar un poco menos estás sacrificando la calidad, debes replanteártelo, puesto que a medio plazo la silla de oficina puede presentar problemas que dificulten el desarrollo adecuado en el ámbito laboral.

¡Nunca prescindas de una silla de oficina de buena calidad! Recuerda que es el mobiliario que utilizas con mayor frecuencia, y es una inversión que garantizará la eficacia de tu trabajo y la salud de tu espalda.

Materiales

Es un aspecto relacionado con la calidad del pistón, y concretamente se refiere a los materiales con los que fue elaborado. Esta puede ser una de las causas por lo que la silla de escritorio perdió gas, y empezó a fallar. En ocasiones, la silla es de una calidad considerable, pero el pistón es de baja calidad, y pasa de ser el elemento neumático fundamental de la silla, a convertirse en una pieza problemática.

Fuga de gas

Una de las principales razones por las que se avería la silla de oficina, y comienza a bajarse, es porque hay una fuga de gas. Esto ocurre cuando hay problemas en el sellado de la pieza. Por ello, te recomendamos que el pistón sea de metal, o de cualquier otro material seguro y preferiblemente reforzado. De esta forma, será mucho más difícil que pierda gas fácilmente.

Tu silla de oficina tiene exceso de peso

En ocasiones, la silla de oficina puede ser de una calidad considerable, y debería acompañarnos por un largo tiempo. No obstante, cada mobiliario trae especificaciones, como por ejemplo, la cantidad de peso que soportan. No todas las sillas están pensadas para el mismo tipo de usuario. Si tu silla de oficina indica que solo soporta 80kg, entonces no debes excederte de este límite, y lo recomendable es conseguir otra silla que se ajuste a tus proporciones físicas.

Al caer bruscamente sobre la silla estamos desgastando sus piezas y poniendo en riesgo el pistón. También es recomendable sentarse de forma adecuada, y sin realizar movimientos rudos que puedan deteriorar el mobiliario. Todo ello perjudica a la silla de oficina y a su pistón. Existen sillas de oficina XXL pensadas para personas que por estatura o peso necesitan un extra.

Qué hacer cuando una silla pierde gas

Por qué mi silla de oficina se baja sola  

Bloquear el cilindro de gas de tu silla de oficina

Bloquear el cilindro o arreglar provisionalmente el sellado puede funcionar para solucionar el problema. ¡Pero solo por unas horas o días! No podemos trabajar con una silla insegura, que incluso puede convertirse en un riesgo.

¿Sabías que el pistón de gas también puede conseguirse bajo el nombre de cilindro neumático? Un dato importante a la hora de buscar reemplazos. Ten en cuenta que el pistón utiliza gas nitrógeno, para conectar y ensamblar oportunamente la base del asiento con el cuerpo de la silla, todo gracias al soldado que se lleva a cabo durante su producción.

Repara el pistón

Un técnico o especialista puede indicarte si tiene arreglo. De ser así evalúa los costos y procede a reparar el daño. En ocasiones, es más económico hacer el cambio de pistón, que comprar una silla de oficina nueva. Dependerá de la silla y de lo que hayas gastado en ella. Para hacerlo solo debes colocar la silla de costado, y utilizar una llave para poder separar el pistón de la silla de oficina. Debes aflojarlo poco a poco, para evitar daños irreparables. Puedes necesitar de un engrasante o lubricante, cuando la pieza está atorada. ¡Y ahora solo necesitas reemplazarlo por un cilindro nuevo! ¿Ves qué sencillo es? ¡Ponlo en práctica!

Comprar un pistón de gas nuevo

Si la reparación no es posible o resulta costosa, una solución efectiva es comprar un pistón de gas nuevo. Este componente es esencial para mantener la altura ajustable de la silla. Asegúrate de comprar uno de calidad compatible con tu silla y sigue las instrucciones para su instalación. Si estás buscando orientación sobre cómo elegir el pistón de gas adecuado para tu silla, te recomendamos consultar nuestra guía de compra de pistones de sillas, donde encontrarás información útil y consejos para tomar la mejor decisión en la adquisición de este componente esencial para tu comodidad en el trabajo.

Cambia de silla

Lamentablemente algunas sillas no tienen solución, y el coste de arreglarlas, supera el de un mobiliario nuevo. Inevitablemente tendrás que cerrar un ciclo, para abrir la puerta a nuevas oportunidades y mejores muebles para tu oficina. Va siendo hora de que pienses en cambiar de silla de oficina y hacerte con un nuevo modelo que cumpla con todas tus necesidades. ¿Y tú, qué haces cuando se estropea el pistón de tu silla?