Consejos sobre sillas

Escoger una silla de escritorio cómoda

Compartir:

La silla de escritorio es un elemento imprescindible en la oficina y en el hogar, por ello es importante saber en qué debemos fijarnos a la hora de escogerla.

La importancia de tener una silla de escritorio cómoda

En la actualidad pasamos más tiempo en el escritorio, que en otros espacios que nos rodean. Por lo que lo recomendable es acondicionar un lugar cómodo y placentero, con una silla de escritorio cómoda, donde sea más fácil trabajar o estudiar. Necesitamos encontrar mobiliarios ergonómicos y de calidad, que se ajusten al perfil profesional que desempeñamos. La calidad y comodidad del escritorio y de la silla que utilizamos, no es negociable por muchas razones. Si renuncias a la calidad de tu silla de escritorio, en el futuro tendrás como consecuencia varices, problemas en la cervical, dolores severos que afectan tu zona lumbar, e incluso lesiones irreversibles.

Sillas de escritorio[/caption] Queremos lo mejor para ti, así que en esta oportunidad te vamos a explicar cómo tener una silla de escritorio cómoda y a tu medida. Recuerda que si buscas asesoría de la mano de especialistas, cuentas con nuestro equipo, te podrán aconsejar sobre cual es la mejor silla para ti. ¡ No dudes en consultarnos!

Cómo elegir una silla de escritorio que sea cómoda

Como te comentamos, prácticamente la vida de quienes trabajan desde casa o en la oficina, e incluso de quienes estudian, está atada a una silla de escritorio, de una manera u otra. Si nos ponemos a pensar, no solo permanecemos sentados durante largos períodos de tiempo en la oficina. También en casa, en la escuela, o para visualizar clases en línea, también invertimos tiempo sentados mientras vemos televisión, miramos contenido en redes sociales, o en el coche cuando nos trasladamos de un lugar a otro. Así como elegimos una cama con un colchón que nos ayude a descansar y dormir mejor, necesitamos una silla cómoda y apropiada de acuerdo a nuestra carga de trabajo.  Una silla de escritorio será cómoda en la medida que sea ergonómica, pero ya hablaremos de eso más adelante. Por ahora centrémonos en los aspectos que nos ayudarán a sentir comodidad y seguridad. Procura que la espalda descanse sin problemas sobre el respaldo. Y que en ningún momento se tense hacia adelante o atrás, porque esto puede significar problemas a largo plazo.

Soportes de tu silla de escritorio

Cojín lumbar y cervical, apoyabrazos, reposacabezas y reposapiés, los infalibles que mejoran la experiencia de trabajo. Y que además procuran la seguridad y salud de los trabajadores. Hay sillas económicas que traen las herramientas principales para cuidar nuestro cuerpo y mejorar los hábitos posturales. Es difícil que una silla de escritorio sea cómoda y segura, si tensiona nuestros músculos y descuida los puntos que necesitan atención, como el cuello o la espalda. El apoyo lumbar es esencial, puedes debes sentir que tu espalda queda bien apoyada y recogida mientras usas tu silla de escritorio.

Prefiere aquellas transpirables

La mayoría de las personas odian sudar, en especial en espacios públicos donde es difícil refrescarse. El calor es agradable cuando estamos en la playa o en la piscina disfrutando con un grupo de amigos, pero no mientras llevas un montón de capas de ropa en la oficina. Por lo tanto, no es una experiencia agradable sentirse pegajoso. Así que la silla de escritorio debe estar tapizada con una malla o fibra transpirable, que no retenga los olores y nos ayude a sentirnos frescos a lo largo de la jornada de trabajo. Esto nos ayudará a poder permanecer mucho tiempo en la silla de escritorio sin sentir molestias debidas a la sudoración y el calor. [caption id="attachment_1433" align="aligncenter" width="1280"] Sillas ergonómicas[/caption]

Atención al asiento y respaldo: Silla de escritorio acolchada

El respaldo debe abrazar la espalda, y permitir libertad de movimiento. Puesto que mantener los músculos de la espalda tensos, puede acarrear problemas severos, incluso si se mantiene en una “buena” posición.El asiento de tu silla de escritorio debe tener la composición perfecta, un equilibrio entre dureza y suavidad, de manera que los glúteos y piernas no se llenen de tensión. Por ello las espumas son importantes ya que nos ayudarán a estar cómodos. Una espuma de alta calidad no se deformará y permanecerá mucho más tiempo en su lugar.

Posturas cómodas

Cada persona tiene una postura única o una forma de sentarse. Pero que sea cómoda no quiere decir que sea apropiada o saludable. Adicionalmente, las proporciones y alineación del cuerpo es otro factor personal que debemos considerar antes de comprar una silla de escritorio. Para reforzar los principios ergonómicos de tu silla, te recomendamos que rotes la posición en la que te sientas. Es importante que trabajes un poco de pie, y de vez en cuando camines, con el fin de evitar problemas o dolencias. Actualmente existen mesas que pueden elevarse para ir variando nuestra postura entre de pie y sentada. En cualquier caso revisa tu postura cada cierto tiempo. Es importante asegurarnos de que estamos cuidando de nuestra espalda.

Otras consideraciones

Apuesta por una silla  de escritorio con ruedas, para desplazarte con facilidad. Esto te evitará forzar tus articulaciones. Asimismo, es importante que todas sus piezas y funciones sean regulables, de manera que podamos ajustar a nuestra conveniencia la altura y profundidad del asiento. La ajustabilidad es un requisito que nos ayudará a poder personalizar nuestra silla de escritorio. De esta forma podremos ir regulándola según el momento y las necesidades que tengamos. De esta manera, las piernas estarán relajadas, la sangre circulará mejor, los pies se apoyarán correctamente en el suelo eliminando el peso molesto de la columna, y podremos alcanzar la altura del escritorio sin problemas. [caption id="attachment_1437" align="aligncenter" width="1280"] Silla Spine[/caption]

¿Conviene comprar una silla de escritorio ergonómica?

Y... ¿Qué dicen los expertos? ¿Realmente vale la pena comprar una silla de oficina “cómoda”? La comodidad no es lo mismo que la ergonomía. La comodidad es un factor que podemos percibir durante un tiempo, pero que puede deteriorar nuestra salud sin que nos demos cuenta. En cambio, la ergonomía es la dureza perfecta de los muebles, las condiciones oportunas para que nuestro cuerpo se alinee, y los problemas musculoesqueléticos desaparezcan. Y aunque una silla ergonómica puede parecer incómoda al principio, con el pasar del tiempo nos hará sentir felices y saludables, y se adaptará al cuerpo como si se tratara de una segunda piel. Lo recomendable entonces es encontrar una silla de escritorio  ajustable, que nos permita combinar posturas adecuadas. Y que no tense los músculos o genere problemas de salud de forma silente. En conclusión lo primordial es encontrar una silla ergonómica. Puesto que gracias a sus soportes con el tiempo fusionará comodidad, confort y seguridad. Las sillas cómodas, nos hacen sentir bien, pero silenciosamente pueden desarrollar problemas de salud, debido a que no atacan de forma adecuada la ergonomía. En cambio una silla cómoda y ergonómica es la opción perfecta, que mejorará nuestra experiencia, proporcionará satisfacción y tranquilidad. Y por tanto, nos ayudará a ser más productivos. ¿Comprendes ahora la diferencia entre un mobiliario cómodo y uno ergonómico? ¡Esperamos que nuestro artículo te haya sido de ayuda!