Consejos sobre sillas

Cómo reparar tu silla de oficina

Compartir:

Reparar una silla de oficina a veces puede parecernos mucho más complicado de lo que realmente es y esto puede permitir ahorrarnos bastante dinero. Las sillas de oficina, especialmente las de uso profesional están preparadas para tener una gran resistencia al desgaste. Esto hace que podamos usarlas durante horas y horas sin problemas, de todas maneras, eso no quiere decir que no necesiten un pequeño mantenimiento. En SillaOficina365 somos especialistas en sillas de oficina y hoy vamos a darte algunos trucos para reparar tu antigua silla de oficina y dejarla como nueva. ¡Empezamos!

Cómo reparar el pistón de gas

Uno de los componentes que requieren a menudo una puesta a punto es el pistón de gas. Para mantener su silla de manera óptima, es altamente recomendable realizar un mantenimiento anual en el pistón. Aplicar una pequeña cantidad de aceite en el pistón de gas durante este proceso es una práctica efectiva. Esto no solo hará que el mecanismo funcione de forma mucho más suave, sino que también contribuirá a alargar significativamente la vida útil de este componente crucial de la silla. Esta sencilla tarea de mantenimiento puede marcar la diferencia en la comodidad y el rendimiento de su silla, asegurando que siga siendo un lugar ergonómico y cómodo para sentarse durante muchos años.

Reparación de las ruedas de una silla de oficina

Las ruedas son uno de los componentes que experimentan un mayor desgaste en las sillas de oficina, y generalmente se dividen en dos tipos principales: las ruedas de goma dura y las ruedas de goma blanda. Las ruedas de goma dura son las más comunes y se encuentran en la mayoría de las sillas de oficina, mientras que las ruedas de goma blanda se utilizan en superficies más delicadas, como suelos de parquet o alfombras. ¡Conoce mas sobre todos los tipos de ruedas!

Para prolongar la vida útil de las ruedas y asegurar su funcionamiento óptimo, es fundamental utilizarlas en las superficies adecuadas. Esto no solo evita el desgaste innecesario de las ruedas, sino que también protege el suelo de posibles daños.

Además, un pequeño truco que garantiza el correcto funcionamiento de las ruedas es la aplicación de una pequeña cantidad de grasa blanda en sus ejes. Este sencillo paso no solo previene los molestos crujidos al desplazarse con la silla, sino que también reduce el desgaste de las piezas internas. Estas prácticas de mantenimiento sencillo pueden extender significativamente la vida útil de las ruedas de su silla de oficina, manteniendo su silla en óptimas condiciones y evitando la necesidad de reemplazar las ruedas con frecuencia.

Arreglar la tapicería de una silla de escritorio

La tapicería es una de las partes de las sillas de oficina que tiende a experimentar un mayor desgaste con el tiempo. Para mantenerla en óptimas condiciones, es importante prestar atención especial a los materiales más delicados, como la piel natural o la piel sintética. Estos materiales requieren un cuidado específico para garantizar su durabilidad y aspecto.

En general, se recomienda utilizar materiales adecuados para la limpieza de la tapicería. En la mayoría de los casos, la combinación de jabón neutro y agua es la elección más segura y efectiva para eliminar la suciedad y las manchas sin dañar los materiales.

En los últimos años, las sillas de oficina con tapicería de malla o tela se han vuelto cada vez más populares debido a su resistencia al desgaste y su capacidad para mantener un aspecto impecable con el tiempo. Estas sillas de piel no solo ofrecen comodidad, sino que también son duraderas y fáciles de mantener, lo que las convierte en una opción excelente para aquellos que desean una solución de silla de escritorio de bajo mantenimiento

Reparar los brazos de una silla de oficina

En el ámbito de la sillería de oficina, nos encontramos con una amplia variedad de tipos de brazos, ya sean fijos o móviles. Los mecanismos que componen los brazos suelen ser robustos y resistentes, lo que hace que sean poco propensos a romperse con el tiempo. Sin embargo, los brazos tapizados o aquellos fabricados con poliuretano de baja densidad son los que tienden a experimentar un mayor desgaste con el uso continuo.

Cuando nos enfrentamos al desgaste de estos brazos, en la mayoría de los casos, la opción más recomendable es reemplazarlos por unos nuevos. La reparación de estos componentes suele ser complicada y puede no ser rentable en términos de tiempo y recursos. Optar por brazos nuevos garantiza que la silla vuelva a funcionar de manera óptima y cómoda, y a menudo es una solución más efectiva y duradera.

Esperamos que este artículo haya sido de utilidad y haya resuelto tus dudas en cuanto al mantenimiento de las sillas de oficina. Si tu silla presenta signos de deterioro o se encuentra en mal estado, considera la posibilidad de aprovechar la ocasión para renovarla por una nueva, lo que te permitirá disfrutar de un asiento ergonómico y cómodo en tu espacio de trabajo.